Menu

VIVIENDA ARNAIZ

  • Escrito por Juanjo
  • Categoría: Vivienda
  • Visto: 2923

La vivienda Arnaiz está situada en el centro de Bilbao, en un edificio de muros de piedra y estructura de madera, con una superficie en planta de 95 metros cuadrados. La estructura es rectangular con fachada principal y patios que aportan, junto con la altura en planta de la vivienda, la luz natural y ventilación necesarias para ésta.

El objetivo principal del diseño, era el aprovechamiento máximo de los espacios manteniendo y rehabilitando partes de la propia estructura de la vivienda y al mismo tiempo hacer una distribución y uso de los espacios más vanguardista acorde con las necesidades estéticas y funcionales del cliente. En la distribución, diferenciamos dos zonas unidas por un pequeño pasillo que hace de conexión entre ellas, la pública de la casa que comprende el salón, cocina y comedor y la privada que comprende las habitaciones, aseo y baño.

En la primera, el volumen de la cocina es el eje y el límite dominante entre el salón y el comedor en un único espacio. Este elemento, al que se ha iluminado perimetralmente para enfatizar y realzar su forma y ubicación, se le ha incorporado una ventana orientada a captar la luz natural que proviene de la fachada principal.

Y la segunda, es el paso por el pasillo a las diferentes estancias privadas, a la cual, se hace a través de puerta integrada y camuflada como las del resto de las estancias y se combina con una pared de ladrillo de barro cocido original de la estructura de la casa iluminada desde el rodapié para enfatizar y darle mayor protagonismo.

Así en la habitación principal, el baño queda integrado y no diferenciado del resto de la estancia, lo separa un pequeño tabique, a modo de biombo, para ocultar el sanitario y la ducha de obra, dando así mayor profundidad a la estancia y dejando a la vista para que forme parte del resto del mobiliario, la encimera de baño.

Para terminar, en toda la vivienda se han utilizado colores neutros y claros con el objetivo de darle claridad y luminancia, y así mantener junto con los materiales elegidos y las estructuras originales de la casa, un base más natural donde los elementos confluyan de manera equilibrada y sana.